TERAPIAS

EMDR

EMDR

EMDR:
Desensibilización y Reprocesamiento por Movimientos Oculares
EMDR es un abordaje psicoterapéutico que facilita la resolución de los síntomas y la angustia emocional relacionados con experiencias de vida estresantes y traumáticas.
En los últimos años se han realizado más estudios e investigación científica sobre EMDR que en cualquier otro método utilizado para el tratamiento de los traumas y recuerdos traumáticos.
La eficacia del EMDR ha sido demostrada por la investigación neurobiológica, observándose cambios neurofisiológicos después de las sesiones.
Los resultados de estos trabajos han hecho del EMDR un método terapéutico de vanguardia hacia una nueva dimensión de la psicoterapia. La eficacia del EMDR ha sido demostrada en todos los tipos de Trauma, tanto para el Trastorno de Estrés Postraumático como para Traumas de Menor Entidad, siendo reconocida como la psicoterapia más efectiva para el tratamiento de los efectos del trauma por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Asociación Americana de Psiquiatría y por el National Institute for Health and Care Excellence de Inglaterra.

¿Cómo funciona EMDR?
Todos los seres humanos tenemos un sistema fisiológico de procesamiento de la información para hacer frente a la multiplicidad de elementos de nuestras experiencias y almacenar nuestros recuerdos de una forma accesible y funcional.
El modelo teórico de EMDR cree que las experiencias traumáticas y/o altamente estresantes pueden ser almacenadas en forma de pensamientos, sonidos, sentimientos, guardados de forma ruda (sin asimilar), de modo que cualquier estimulación que conecte con estos acontecimientos pueden activar de nuevo esos recuerdos: la persona siente de nuevo la misma emoción y malestar que en el momento del suceso, pues la situación traumática toma el control, el cerebro actúa automáticamente en modo de alerta y supervivencia y aparecen pensamientos autocríticos sobre uno mismo, emociones desagradables que no se entiende muy bien por qué se tienen, imágenes perturbadoras, sensaciones corporales desagradables…

EMDR ayuda a asimilar este proceso de información para que los recuerdos traumáticos se conviertan en recuerdos normales, enfocándose directamente en las sensaciones físicas, las creencias negativas y los estados emocionales que perturban a la persona y ayudando a conectar la información negativa con nuevas sensaciones, creencias adaptativas, recursos que contribuyen al aprendizaje, no a borrar el recuerdo, sino a recordarlo como algo que sucedió pero que es pasado, ya no afecta al presente, contribuyendo al bienestar de la persona.

¿Qué problemas pueden tratarse con EMDR?
EMDR puede ser útil en cualquier tipo de conducta disfuncional que pueda ser debida a incidentes traumáticos del pasado. Entre los problemas más comunes que EMDR ha demostrado ser efectiva en la práctica clínica, podemos citar los siguientes:

  • Diversos tipos de Trauma
  • Estrés
  • Ansiedad
  • Depresión
  • Duelo
  • Adicciones de todo tipo
  • Problemas de personalidad
  • Problemas de comportamiento
  • Ataques de pánico
  • Problemas de alimentación
  • Fobias
  • Trastornos psicosomáticos (colon irritable, fibromialgia, dolor crónico, etc.)

¿Cómo es una sesión de EMDR?
A través de la entrevista se va tomando información relevante de la persona, su familia, sus amigos, su entorno íntimo, a fin de detectar juntos en su historia posibles experiencias que puedan ser la base de los síntomas actuales.
La terapia comienza cuando el terapeuta informa al paciente sobre lo que es EMDR, cómo funciona y obtiene toda la información necesaria del problema que se quiere solucionar. Fijando la atención en la situación problema y mediante la estimulación de los hemisferios cerebrales por medio de movimientos oculares, sonidos alternados, etc., se activa el sistema de procesamiento natural del cerebro, de modo que es el mismo cerebro el que encuentra un modo de poner en marcha la función natural de procesamiento que posee y que en el pasado no se pudo llevar a cabo por la intensidad del hecho vivido. Así, se va recodificando la información traumática, permitiendo que surjan otras alternativas disponibles sobre la experiencia vivida y se van modificando imágenes, emociones, permitiendo también una comprensión distinta de lo sucedido, a todos los niveles: racional y emocional.

Al terminar la sesión, la persona es capaz de contemplar el recuerdo en el pasado sin ninguna molestia, ya que lo percibe con otra perspectiva más realista y actual. Lo que se considera útil será aprendido y almacenado con los elementos afectivos, somáticos y cognitivos adecuados. La experiencia vital perturbadora se convierte, en consecuencia, en una fuente de aprendizaje y fortaleza.

En PSICOAT contamos con psicólogas terapeutas debidamente capacitadas y certificadas a través del EMDR Institute, el cual es el organismo oficial creado por la creadora de la terapia, la Doctora Francine Shapiro, y que aparecen en el listado de los profesionales de España a través de la web de la Asociación Española EMDR.

EMDR en Niños y Adolescentes

¿Cómo funciona EMDR en niños y adolescentes?
Varios estudios acreditan a la terapia EMDR como efectiva y segura con niños/as y adolescentes, desde edad pre-verbal hasta adolescentes.
En el trabajo con EMDR se integran varias modalidades terapéuticas incluyendo terapia de juego, terapia cognitivo conductual, terapia familiar, etc. Esta variedad facilita que niños/as y adolescentes sean muy receptivos al trabajo con EMDR ya que les ofrece diversas actividades que les ayudan a involucrarse con el trabajo que se realiza.

¿Cómo es una sesión con EMDR con niños/as y adolescentes?

La terapia empieza cuando el terapeuta informa sobre lo que es EMDR y se empieza a identificar lo que se quiere resolver. El niño/a adolescente es guiado a usar su imaginación y pensar en un lugar imaginario o real en donde se sienta relajado, libre y seguro.
Pensar en estas imágenes, y las sensaciones agradables que provocan, se combina con movimiento ocular u otro tipo de estimulación bilateral que se haya acordado.

Esta experiencia placentera ayudará al niño/a o adolescente a sentirse seguro y optimista durante las sesiones y después de éstas
Tras este ejercicio positivo, se procesan los problemas que han sido identificados previamente. Para ello se utiliza la Estimulación Bilateral y diferentes técnicas adecuadas según la edad, efectivas incluso en niños y niñas de corta edad, mediante juegos, cuentos, etc.

Dependiendo de la edad del niño/a o adolescente, una vez que el proceso termina, éste usualmente indica que su problema ya no le afecta más y se siente bien, a la vez que los síntomas anexos desaparecen.
Varios estudios acreditan a la terapia EMDR como efectiva y segura con niños/as y adolescentes, desde edad pre-verbal hasta adolescentes.

Terapeutas EMDR la utilizan con niños, niñas y adolescentes que sufren problemas de conducta, ansiedad, pesadillas constantes, fobias, insomnio, problemas de continencia, trauma, duelo, adicciones, acoso escolar, abuso infantil, trastornos de adaptación, etc.

EMDR y Ansiedad
El enfoque EMDR ofrece la oportunidad no sólo para reelaborar los traumas del pasado, sino también para mejorar las habilidades personales y recursos individuales, para afrontar los retos de la vida cotidiana con serenidad y seguridad, sin sentirse a merced de los síntomas de ansiedad.
Con EMDR no se trabaja sólo con el recuerdo de algunas experiencias que pueden haber contribuido a la aparición de trastornos de ansiedad, sino también con el recuerdo de las primeras veces que se ha experimentado la ansiedad y las peores veces, con el fin de desensibilizar y neutralizar estas reacciones. Esto facilitará a la persona el ser capaz de hacer frente de una manera más serena a las situaciones que hasta entonces se vivieron como ansiógenas, a Perder “El Miedo al Miedo”.

EMDR y Fobias
Las fobias se basan en el miedo excesivo e irracional a una situación determinada o a un objeto en concreto.
A través del abordaje EMDR trabajamos el origen del miedo, desensibilizando y reprocesando los sucesos que han originado la fobia, proveyendo previamente a la persona de recursos de autocontrol para manejar el miedo.
Una vez posee esos recursos, se procede a la identificación y reprocesamiento de las experiencias más perturbadoras, la primera vez que se sintió miedo, la vez más reciente, estímulos asociados, sensaciones físicas, etc. hasta que se crea un esquema positivo para una acción futura, libre de ansiedad.

EMDR y Duelo

La pérdida de un ser querido es un evento de gran impacto emocional siendo diferente el modo en que cada uno de los miembros de la familia la perciba, interprete, afronte y se adapte a la nueva situación y las demandas por ella creadas.
Una pérdida no elaborada puede dar paso a problemas emocionales y trastornos psicopatológicos al cabo de meses o incluso años; un duelo adecuadamente elaborado mejora las capacidades futuras para enfrentarse a las situaciones de pérdida, frustración o sufrimiento.
Desde el modelo de Procesamiento Adaptativo de la Información en el que se enmarca el trabajo con EMDR, el duelo complicado se desarrolla cuando los componentes individuales son tan dolorosos, que se desarrolla una alta sensibilidad cada vez que se reactiva un fragmento del recuerdo y no se logra la integración.

EMDR facilita la emergencia de recuerdos positivos del fallecido frente a los negativos, favoreciendo la formación de una representación interna adaptativa de la pérdida.
Es importante destacar que el trabajo con EMDR en duelo no pretende acelerar el proceso de duelo normal, sino abordan los obstáculos que complican la expresión de la aflicción y el proceso de duelo, favoreciendo la recuperación de una narrativa funcional en la experiencia de la pérdida.

EMDR y Depresión

Aunque el abordaje EMDR surge inicialmente como una herramienta eficaz en el tratamiento de los trastornos de base traumática, existe cada vez mayor evidencia acerca de su efectividad en el tratamiento de la depresión, dada la relación existente entre la aparición de este trastorno y los acontecimientos vitales estresantes.

Tras el tratamiento EMDR se producen cambios observados significativos respecto al filtro que se produce en los estados depresivos hacia las creencias negativas sobre uno mismo, sobre el mundo y sobre el futuro, y favorece el reconocimiento de estímulos positivos, capacidad muy bloqueada en los estados depresivos.

Trípticos EMDR:

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someonePrint this page