Atención a personas mayores

En PSICOAT ofrecemos el nuestros servicios de Atención a las personas mayores, en el Centro y a domicilio.

El envejecimiento es una etapa más del ciclo vital, junto con la infancia, la adolescencia y la edad adulta. Como en el resto de etapas evolutivas, se producen una serie de cambios progresivos a nivel físico (deterioro progresivo de las funciones físicas) , psicológico (declive progresivo de algunas funciones mentales) y social (transformaciones del medio familiar y de la vida profesional) y en cada persona se producen en un momento y grado diferente puesto que se trata de un proceso dinámico.

La evolución psicológica normal de la vejez implica un proceso continuo de crecimiento intelectual, emocional y psicológico. A pesar de que hay un deterioro gradual de los sistemas corporales debido al proceso de envejecimiento, la mayoría de personas mayores mantienen sus capacidades cognitivas y psíquicas o pueden llegar a mejorarlas. Por lo tanto es importante diferenciar el envejecimiento normal del patológico. El envejecimiento patológico está relacionado con factores externos como enfermedades, influencias ambientales o un estilo de vida no saludable.

Algunos de los problemas que pueden surgir en esta etapa del ciclo vital son:

  • Problemas de autoestima relacionados con los cambios en el aspecto físico.
  • Aislamiento social. 
  • Procesos de luto debidos a pérdidas de familiares, amigos y referentes sociales.
  • Confusión aguda (delirium) después de una hospitalización, cuando ha sido ingresado/da, o en un cambio de domicilio. 
  • Trastorno depresivo.
  • Ansiedad y estrés (agorafobia, trastorno adaptativos ansiosos, somatitzaciones). 
  • Trastornos psicóticos que pueden aparecer debido al aislamiento, por los déficits sensoriales o asociados a enfermedades somáticas y sus tratamientos. 
  • Deterioro cognitivo leve 
  • Pseudodemencias (Demencia secundaria a Trastorno Depresivo). 
  • Demencias :
    – Degenerativas primarias: corticales (Alzheimer), subcorticales (demencia asociada a la enfermedad de Parkinson, enfermedad de Huntington, Parálisis Supranuclear Progresiva) y corticosubcorticales (Demencia por cuerpos de Lewy, Demencia Frontotemporal, Degeneración Corticobasal).
    – Demencias vasculares: Demencia multiinfart, de pequeños vasos, de infarto estratégico o por isquemia-hipoxia.
    – Demencias secundarias: hidrocefalias, neoplasias, metabólicas o nutricionales, demencias carenciales (Encefalopatía de Wernicke-Korsakoff), traumáticas, desmielinitzantes (Esclerosis Múltiple), tóxicas, víricas e infecciosas (SIDA, enfermedad de Creutzfeldt-Jakob)
  • Sobrecarga de los cuidadores de personas a cargo
  • Dificultades derivadas de la forma de experimentar y vivir la sexualidad

    Un tratamiento personalizado a nivel emocional y/o de rehabilitación y estimulación de las funciones cognitivas permite la mejora de estos procesos y de las tareas cotidianas, favoreciendo la autonomía y la calidad de vida de la persona.

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someonePrint this page